Sep 1, 2017

Respuesta a correo de Asor

  Con motivo de la comunicación masiva divulgada por redes sociales proveniente de Asor, y que no se ha modificado pasados ya siete días, la consideramos firme, y transcribimos el texto previo a dar respuesta:

“Con criterio el Colegio ya firmó
Estimado socio colega, queremos informarte con agrado que por fin el Colegio de Odontólogos de la 2º circunscripción decidió firmar el convenio con el Arte de Curar respecto a las Estampillas.
Lamentamos el tiempo perdido por desavenencia y oídos sordos de una situación tan simple que no se quería entender.
Deseamos que quienes firmaron lo hayan hecho convencidos y no presionados. De cualquier forma Asor siempre aconsejó su firma como lo realizaron las demás Instituciones.
Comisión Directiva de la
Asociación Odontológica de Rosario”

Sorprende este texto por lo insólito de opinar abiertamente sobre las decisiones que toma otra institución, lo cual nos habilitaría entonces a actuar de la misma manera, aunque no con el objeto de responder a las autoridades, sino informar a todos los colegas.
Lamentamos los calificativos que le ha puesto la Comisión Directiva de Asor al tratamiento de éste tema por parte del Colegio. Cuando se habla desde el desconocimiento, se pueden cometer muchos errores, muchas veces lo que para unos parece tan simple, no lo es para otros, y fundamentalmente cuando se procede de distinto modo es porque hay otra responsabilidad, y decidir afecta la esencia de servicios tales como los que el Colegio practica desde 1980, año de la creación del Fondo de Ayuda Odontológica, FAO, conocido por todos, y que debemos defender para continuar ofreciendo ayudas y subsidios tales como por incapacidad temporal, por hijos con capacidades diferentes, por embarazo parto y lactancia, por fallecimiento, por adopción, becas para cursos, ayudas económicas simples, ayudas para compra de equipo dental, etc.
Creemos que en estas circunstancias se pone a prueba el “criterio” que debe tener una gestión para garantizar la continuidad de un fin noble y solidario que es conocido por todos como marca registrada.
Nos ha tocado resolver en esto como Colegio, y en beneficio de TODOS los colegas. Asor, hace rato que no comparte ese criterio, por ejemplo cuando fracturó el convenio directo con el Colegio para hacer un convenio directo con la Caja, cuando dejó de dar el servicio de descontar la cuota matrícula a sus asociados como ocurre en otras entidades, cuando dejó de dar el servicio de que sus asociados puedan adquirir los certificados bucodentales en su sede, y recientemente en Diciembre 2016 cuando generó un incidente al pretender vender una estampilla que recién entraría en vigencia en Enero 2017 para que se aplicara en las fichas catastrales por los trabajos de Diciembre 2016, en un yerro grosero de interpretación. Cabe recordar que el Colegio mantuvo esa venta al valor vigente, y muchos colegas concurrieron a adquirirlas al Colegio, tal vez sin entender los motivos de diferentes “criterios”.
Por tantas cosas ocurridas, y ante estos dichos, el Colegio se ve obligado a hacer las pertinentes aclaraciones, aceptamos la crítica que se realiza desde la Comisión Directiva de Asor, no somos necios, pero se actuó como le corresponde a ésta institución, en consulta con el Consejo Asesor (verdadera Asamblea Representativa), y ajustándonos a lo que se dispuso, por ello, se tuvieron dos reuniones con representantes de la Caja, y ofrecidas las garantías a nuestras dudas, se resolvió el conflicto con la Caja. No nos consta que Asor haya actuado en consulta con sus asociados para tantos temas que eran en común con el Colegio, son diferentes criterios de actuar.
Asor, hoy vinculado al Directorio de la Caja, debería dar respuestas con sus proyectos de gestión al ingresar a la Caja, y demostrar sus logros para la familia odontológica. No ser parte de la pretensión de que se suscriban convenios sin analizarlos siquiera, y que afecten o pongan en riesgo los beneficios que el Fondo de Ayuda Odontológica otorga a todos por igual. ¿Cuál es el criterio?
Ahora, bajo un comunicado malintencionado, que provoca tanto como distorsiona, agrede gratuitamente sin sentido. Debemos considerar si así se construye para bien de la profesión. Trabajamos para integrarnos y sumar esfuerzos, no para competir. Debemos, como gestión del Colegio, dar las explicaciones porque no podemos permitir tal confusión que distancia a los colegas, estamos buscando la mejor solución a los problemas y cada institución tendrá su mirada. Desde el Colegio damos cuenta de nuestro accionar, con transparencia podemos poner a consideración de todos los motivos que se evaluaron para tratar éste tema, para que cada colega con SU criterio analice todo y saque sus propias conclusiones. Y actúe, participe, es lo que da sentido. Es necesario respetar el disenso como paso previo a avanzar y mejorar en todo.
Hoy, como conclusión, la propuesta de “que cada cual haga lo que quiera”, de dividir o atomizar más a la familia odontológica, no tuvo eco, ni en las Asociaciones, ni en los colegas, que no han suscripto masivamente los convenios ofrecidos para la provisión de estampillas, sino por el contrario, se demostró que entendieron y apoyaron lo resuelto por el Consejo Asesor, y con su actitud orientaron nuevamente la discusión del tema y se lograron las reuniones ya mencionadas. Sabemos que así no se apoyó la gestión actual del Colegio, sino que todos entienden perfectamente que los beneficios que otorga el Colegio, son de todos y entre todos los debemos defender.
El Colegio tiene las puertas abiertas para que cada matriculado consulte, analice y use su criterio, siempre.